¿Qué decir?

Por: Eric Menjivar   | 

Ayudando a quienes sufren la ausencia de un ser amado

Hablar del dolor es un tema muy fuerte. Muchas veces nos sentimos incómodos cuando alguien llora y más si es por mucho tiempo. No tenemos idea que decir cuando alguien se enfrenta a una tragedia y puede ser que a pesar de nuestra buena intención podamos hacer comentarios inadecuados.

Con estas frases y pequeños comentarios que te compartimos, deseamos poder ayudarte y darte alguna idea de formas en las que podemos expresar nuestro pesar, nuestras condolencias y apoyo a las personas que están sufriendo la separación de un ser amado.

 

¿QUÉ DECIR? Al momento de la noticia, el funeral y el entierro:

Simplemente di que lo sientes y como dice la biblia: Llore con los que lloran.
Di la verdad, que no puedes imaginar lo que está pasando, pero que incondicionalmente estas para apoyar
Pregunta qué es lo que necesita y ofrécete para poder ayudar.
Permítele a la persona llorar todo lo que quiera, muéstrate abierto a escuchar todo el dolor y enojo que quiera expresar.
No digamos NADA si no sabemos que decir. Se expresa mejor con un abrazo, una mirada o simplemente el silencio. El toque físico es importante, es una comunicación no verbal que muestra solidaridad, comprensión y apoyo.

A continuación nos permitimos compartirles algunos comentarios que podemos hacer, que aunque, se dicen con una buena intención causan dolor en el corazón del que sufre la pérdida de un ser amado:

Dios necesitaba otro ángel en el cielo.
A unos padres que han perdido hijos:
Gracias a Dios tienes otros hijos. (Los hijos no son reemplazables. La partida de un hijo causa un vacío tremendo, aunque se tengan otros hijos o hayan planes de tener más).
Estás joven puedes tener más hijos.
Los hijos son solo prestados.
Dios no te va a dar algo que no puedas soportar.
Yo sé lo que estás pasando (Aunque hayas pasado por algo similar, cada historia y pérdida es diferente y única)
Solo da gracias a Dios, Él sabe por qué lo hizo.
Ha sido lo mejor ya no sufre.

 

¿QUÉ DECIR? Al pasar unos días o semanas

Generalmente recibimos ayuda durante la primera semana. Todos están pendientes de nosotros, luego las personas “desaparecen”, la vida comienza a seguir su curso normal y el que sufre se siente solo y abandonado.

El acompañamiento durante el primer año es importante.

Di “presente” cuando todos se van.

Escuche: Ten unos oídos grandes y una boca pequeña para poder escuchar y amar al que sufre. No te asombres, ni te asustes por lo que puedas escuchar. Simplemente escucha. La persona necesita sacar todos esos sentimientos y preguntas sin respuesta que agobian y perturban su corazón.

No interrumpas; más bien, puedes hacer alguna afirmación o pregunta para dar lugar a que continúe hablando. Esto es sanador.

No temas “sufrir con los que sufren”.

Si la persona no te atiende, envía un mensaje de texto, un email, una llamada, unas flores, unas galletas, un plato de frutas, unos tés, un café o un pastel con una notita especial. En fin, cualquier detallito que demuestre que piensas en ellos. Esto puede ser muy grande y agradecido por el corazón dolido.

Un detalle muy útil puede ser ofrecerte a limpiar la casa, recoger a los niños o entretenerlos

El hacer unas compras en el mercado o supermercado o aún enviarle una comida saludable puede ser altamente valorado. Hacerlo hasta en recipientes desechables que ni se tengan que devolver es importante. La personaque sufre un duelo no tiene la energía de hacerlos y lo necesita.

Ofrécete a estar disponible y hazlo saber para que la persona tenga la confianza de llamarte en cualquier momento o necesidad.

Respeta si la persona quiere estar solo y dale opciones cuando no quiere estarlo. (Un paseo por el parque, salir a tomar un café, una visita al salón de belleza, un masaje, alguna diligencia, ir al médico etc.)

Hablar de la persona que partió (mencione su nombre y recuerde momentos que vivieron juntos) El que alguien tambien lo recuerde es una caricia al corazón.

No se incomode ante el silencio, su compañía es de valor.

Recuerde que cada persona es única. Su tiempo y manera de recuperación también lo es. No podemos acelerarlo.

Sea sensible y acompañe especialmente en fechas especiales. (cumpleaños, navidad, aniversarios).

Comparta del amor de Dios cuando sea el momento adecuado. Solo Él puede ayudarnos a seguir adelante.

Que sus hechos hablen más que sus palabras, al momento de demostrar el amor por los que sufren.

Con su experiencia, aníme a otros a caminar con los que sufren este proceso.

En algún momento de la vida “todos· necesitaremos de alguien que se atreva a “estar” con nosotros en este proceso.

 

Simplemente recuerde que “Dios muestra su amor a hombres y mujeres a través de hombres y mujeres. Usted puede ser un instrumento de bendición, presencia y apoyo.

Hay algunas frases que frecuentemente escuchamos cuando han transcurrido algunos meses, y que, en nuestra opinión y muchas otras experiencias, NO son lo más adecuado.

A continuación nos permitimos compartirles algunas:

¿No lo has superado?
No llores
No estés triste
Tienes que ser fuerte
La vida sigue
No te atormentes mas
Ha sido lo mejor
Piensa en otra cosa
Todos nos tenemos que morir … es la ley de la vida
Ya tendrías que haberte recuperado
No reniegues
Tienes que sobre ponerte
Ya va a pasar ten paciencia
Yo no aguantaría, si a mí me llegara a pasar algo igual… me muero
El tiempo lo cura todo (La verdad, el tiempo SOLO, no hace nada. Lo que uno hace con el tiempo esa; es la diferencia).

«Un amigo es siempre leal, y un hermano nace para ayudar en tiempo de necesidad”. Proverbios 17:17

Comenta:

Your email address will not be published.

También te podría interesar: